Abierto plazo de oposiciones a Papa

He de reconocer que después de la caterva de sinvergüenzas que en el papado han sido (a la cabeza el polaco de marras) no tenía muchas esperanzas de que llegase nadie con dignidad a lo más alto de la curia. La vida te da sorpresas, acechor, y resulta que ha llegado la revolución (dentro de un orden, claro) a la cabeza “visible” (nótense las comillas). No es que vaya a ocurrir como en la novela “las sandalias del pescador” de Morris West en que un papa decide gastarse dinero y bienes de la iglesia-católica-apostólica-romana en dar de comer a los chinos. Tampoco hay que pasarse. Pero se debe reconocer a este argentino que reina con el nombre de Francisco I, el valor que le está echando a la vida. Que si los gays, que si las mujeres, que si el aborto, que si el banco vaticano… y ahora el fracking. Es por eso que debe haber algunos que anden afilando el cuchillo para cargarse a este hombre que va contra tan claramente contra los intereses del establishment. O igual lo despachan con polonio, como a Arafat, lo que en este caso además tendría interesantes connotaciones (por el polaco de marras ya citado).

Resumiendo, que más vale que este hombre vaya preparando la maletita, porque más de un enemigo poderoso se está creando. ¿no?

Nota: el fracking es la gran esperanza de los que desean prolongar la agonía de la civilización occidental que vendrá provocada por el fin de los combustibles fósiles y también la de algunos memos políticastros de este puto país (busquen en sanguguel) y de algún otro, curiosamente Polonia.