Bíblicas estupideces

La salvación nos vendrá de una caja de cerveza, como a estos brasileños. La consolación, como decía Boecio, nos vendrá de la Filosofía. Y el buen humor por las chorradas que dicen los dirigentes que rigen nuestros destinos, como el caso de la mamarrachada bíblica a la que ha llegado la presidenta del FMI, Lagarde. Dice que después de 7 años de vacas flacas (desde el 2007 que empezó el tsunami en los Bastardos Unidos) vienen otros 7 de vacas gordas.

Pues para eso no hace falta más que leer la biblia de los cristianos y sus alegorías. Lo que no entiendo es porqué los periodistos y periodistas le hacen caso. La única explicación que se me ocurre es que hoy no había chorrada más gorda para comentar, ya que Donma había vuelto del besaculos de Obama, Botella no tenía atentados en Burgos y la conspiración contra la princesa solo interesa al fiscal.

Derecho de pernada

Ya no les vale con el impuesto al sol, ni con la aduana de los úteros. Ahora, además, no vamos a poder caminar por el monte. Lean, lean, y verán como las más retrógradas previsiones sobre las exquisiteces de este des-gobierno se están quedando cortas. ¿Para cuándo señor Donma una obligatoriedad de llevar boina y alpargata (signo de integración)?¿Para cuando el derecho de pernada? Es que la suciedad lo está pidiendo a gritos.

Ah, y que sepan ustedes que el gran hermano vigila y ahora los radares leen la matrícula del coche y multan si no ha pasado la ITV.

¡Viva la boina, la alpargata y el derecho de pernada!

El tren brujo

Aquí seguimos viendo brotes verdes clarito y finales de túnel a la vuelta de cada mes, como en el tren brujo (de la bruja en otros lares): al principio del mes todo son alegrías y buenas noticias, luego se entra en el túnel, recibes sustos y escobazos, luego se sale y piensas que todo va a acabar. Pero no, el ciclo comienza de nuevo. Y ya van cuarenta años, de modo que no anden esperando que esto cambie. A no ser que se convierta el país en un paraíso fiscal como Suiza. Bueno, también hay otros paraísos fiscales que no votan estas cosas, de modo que el título debería ser «Lo que dan de sí los paraísos fiscales y los ciudadanos con vergüenza».

Y no quiero hablar de los reyes, que ya ha terminado la navidad (jeje, ustedes ya me entienden, los reyes y sus familias cuestan lo suyo y lo mío).

El último mensaje del ciudadano Borbón

Espero que haya sido el último, siempre lo espero, pero cada año nos torturan con la misma mierda navideña. En fin, para quejarse de la navidad hay otros sitios, señores. Yo hoy les invito a ver un documental sobre el ocaso de la realeza española que se emitió en Francia y que hoy está disponible en la red. Había oído hablar de él antes, pero sólo ahora lo he encontrado.

Espero que lo disfruten y sean un poco más antimonárquicos cada día.

http://www.youtube.com/watch?v=fgRN4hZQExY

Demostración más clara, imposible

Vean cómo los sinvergüenzas que nos desgobiernan además de subirse el sueldo cada vez que comienza una legislatura, también se preparan la jubilación y protegen a sus mayores.

De la justicia (ejem) mejor no hablar.

Pero no hay problema, seguiremos votando al PPSOE hasta que la miseria llegue a convertir a todo el puto país (cataluña incluída, no vayan a creer) en un remedo de «Las Hurdes, tierra sin pan» y no va a pasar mucho tiempo.

http://www.youtube.com/watch?v=qO86FO1bs6g

De ricos y pobres

Me pregunto porqué seguimos los pobres (imbéciles) a los partidos que favorecen a los ricos. Y este hecho (que, por cierto es indiferente del país europeo que hablemos) está muy por encima de nacionalismos pacatos y sus paletismos asociados. Queridos imbéciles (= pobres), nos toman el pelo y, todavía, agradecidos les seguimos el juego, lo que implica que nos lo merecemos, que nos seguirán vacilando durante muuuuuucho tiempo.

Vean en este interesante artículo sus referencias, de qué estoy hablando.

La paja del ojo

No se trata de un nuevo medio de masturbación sino de una bíblica comparación, aquello de la paja en el ojo ajeno y la viga en el propio. Y eso, justo eso es lo que pasa con nuestra <TACHÁN> Audiencia Nacional» </TACHÁN> que persigue a los dirigentes chinos por delitos de lesa humanidad cometidos en los 80 sobre el Tibet. Esta es la paja.

Y nos parece bien, muy bien, que se persigan los progomos y se encarcele a los sinvergüenzas. A los ajenos y a los propios, se entiende. Por eso, tal día como hoy (aniversario de la muerte del dictador que su dios tenga en su infierno) nos atrevemos (de momento) a publicar entradas como esta en la que solicitamos que la <TACHÁN> Audiencia Nacional» </TACHÁN> use su poder para perseguir a los sinvergüenzas de acá (hijos putativos del dictador) que llenaron las cunetas y las eras de cadáveres de disidentes. Esta, señores, es la viga. Esa misma que nosotros no vemos y los argentinos (por ejemplo) si ven con casi 40 años de retraso.

Colofón: ¿Estarán riéndose los chinos lo mismo que nos reiríamos aquí si un tribunal de aquél país hubiese dictado orden contra los exdirigentes españoles?

Regalo: Sobre la traducción de la anécdota paja/ojo en la biblia, se puede ver esta secuencia de entradas. Son de interés la 17 y la 25, así como la 1, que provoca la discusión del foro. De nada.