Hijos de la LOGSE

Si la LOGSE hizo que la gente no sepa sumar, ¿que no nos espera con la LOMCE? Quizá les parezca mentira el diálogo de imbéciles entre los que tiraron los billetes y el que peridistucho que escribe la noticia. Pero es real, a lo que parece.

P.D.: Del que los que los hallaron no hablamos ni decimos nada que no se dijese en la película “Un millón en la basura” (1966) de José María Forqué.

Bíblicas estupideces

La salvación nos vendrá de una caja de cerveza, como a estos brasileños. La consolación, como decía Boecio, nos vendrá de la Filosofía. Y el buen humor por las chorradas que dicen los dirigentes que rigen nuestros destinos, como el caso de la mamarrachada bíblica a la que ha llegado la presidenta del FMI, Lagarde. Dice que después de 7 años de vacas flacas (desde el 2007 que empezó el tsunami en los Bastardos Unidos) vienen otros 7 de vacas gordas.

Pues para eso no hace falta más que leer la biblia de los cristianos y sus alegorías. Lo que no entiendo es porqué los periodistos y periodistas le hacen caso. La única explicación que se me ocurre es que hoy no había chorrada más gorda para comentar, ya que Donma había vuelto del besaculos de Obama, Botella no tenía atentados en Burgos y la conspiración contra la princesa solo interesa al fiscal.

Demostración más clara, imposible

Vean cómo los sinvergüenzas que nos desgobiernan además de subirse el sueldo cada vez que comienza una legislatura, también se preparan la jubilación y protegen a sus mayores.

De la justicia (ejem) mejor no hablar.

Pero no hay problema, seguiremos votando al PPSOE hasta que la miseria llegue a convertir a todo el puto país (cataluña incluída, no vayan a creer) en un remedo de “Las Hurdes, tierra sin pan” y no va a pasar mucho tiempo.

http://www.youtube.com/watch?v=qO86FO1bs6g

De ricos y pobres

Me pregunto porqué seguimos los pobres (imbéciles) a los partidos que favorecen a los ricos. Y este hecho (que, por cierto es indiferente del país europeo que hablemos) está muy por encima de nacionalismos pacatos y sus paletismos asociados. Queridos imbéciles (= pobres), nos toman el pelo y, todavía, agradecidos les seguimos el juego, lo que implica que nos lo merecemos, que nos seguirán vacilando durante muuuuuucho tiempo.

Vean en este interesante artículo sus referencias, de qué estoy hablando.

La vida por una colilla

Al salir de la mazmorra donde nos prostituimos el Malvado Margarito y yo, encontramos la escena que les describo:

En el carril derecho de una avenida de cuatro nos desplazábamos en el tráfico denso de la salida del tajo. Y hete aquí que una moto que iba delante de nosotros, como a 200 metros, hace un amago de parar, disminuye la velocidad sin intermitente alguno, y se baja una pasajera que iba de paquete, medio corriendo, justo en el punto en que llegábamos al lugar donde estaba, cambiando de carril para no llevárnosla de calle, vimos que se agachaba hasta el suelo bajo la mirada atenta del conductor de la moto y la nuestra, se agacha, digo y recoge ¡una colilla apagada! Para que vean ustedes lo que puede la adición al tabaco, joder.

Bueno, quizá se le cayó y para evitar la multa (200 güitis y 4 puntos) y por eso arriesgaba la vida, porque a lo mejor si la pillaban esos 200 euros le suponía más que un atropello.

En fin, juzguen ustedes.

Filosofía del que roba un ladrillo

Roberto Arlt (tan genial como desconocido en estas tierras) es autor del libro de impresiones “Aguafuertes porteños” y de la secuela “Aguafuertes españoles”. En ellos retrata deliciosamente a los bonaerenses y luego a los hispanos. Y en uno de esos bocetos al carbón de las personalidades (latinas al fin y al cabo) hace la descripción del robo de ladrillos de una obra. Y es que en aquellos tiempos la gente se llevaba ladrillos, sacos de arena, trozos de tubo, retales de mampostería, azulejos rotos, rabillos de cable… No como ahora, en que incluso a pesar de la crisis, he visto un contenedor de obra lleno de arena y ladrillos (a plena noche, sin vigilancia, en calle poco transitada).

¡Y nadie se los llevaba!

Me surgen, claro, dos preguntas no excluyentes: ¿será menos cruda la crisis de lo que la pintan? ¿nos estaremos europeizando en este puto país?

P.S.: Llevaba cámara de fotos, pero ni me molesté en sacarla (la cámara) ya que nuestro hostmaster nos tiene (como ya se ha dicho) a dieta de imágenes gráficas.