¡Hay que sacarles las tripas a esta gentuza!

La realidad seria es la mejor fuente de bobadas que hay. Lean esta noticia en la que el FMI (que dios confunda) dice que la longevidad es una amenaza al sistema de pensiones. Claro, y el FMI una amenaza a todo bicho viviente y semoviente de este puto planeta de zascandiles vestidos de traje. Pero vean ustedes, una vez pasado el cabreo inicial, la sibilina maniobra: por un lado nos aumentan la edad de jubilación y por otra nos recortan las pensiones. Tras una vida de esclavitud asalariado a (con suerte de cojones) 1000 euros al mes cotizando durante 35 años, te jubilas a los 67 con una pensión de 750 euros. La cosa no termina ahí, majetes. No. Analicemos la edad media de un hombre en España en la actualidad: 78 años y de las mujeres 83 (datos del ivie). Pues si las cosas no cambian y nos alargan un poco más la edad del descanso, pues disfrutaremos los acechores de unos 10 años de miseria. Las acechoras, pobres, tendrán que gozar de la miseria durante 16 años. Eso si no se aplica la máxima del iluminado salmantino Fernando Fernández de Trocóniz (poseedor de un castillo, dicho sea de paso) que propuso que las mujeres, puesto que viven más tiempo, cobren menos pensión (noticia de 2002 en la hemeroteca, por ejemplo del ABC).

Bueno, es un consuelo tal y como están las cosas: salarios de esclavo, precios de palacio, derechos de dictadura, medio ambiente poluto, comida de mierda, educación antediluviana, sanidad medieval y un MONTÓN ENORME de hijosputa por las calles del mundo clamando por más recortes que los mercados aún no están satisfechos. Nunca lo estarán, seguirán como vampiros chupándonos la sangre de nuestras venas, de las de nuestros hijos, nietos, abuelos, parejas y todo por mor del estúpido crecimiento infinito del PIB, que ya veremos de que coño nos sirve cuando se acabe el petróleo.

No hay problema, como no podremos quejarnos todo parecerá un camino de rosas lleno de magníficas copas del mundo de fútbol, corridas de toros por doquier y, que no falte, bellas procesiones para adorar al dios salvaje del cielo, que el de la tierra ya lo adoramos como imbéciles a eldiario.

Para flipar, como esta pintada que fotografié hace unos diez años (cuando España iba bien) y que les dejo como colofón. No sin antes recomendar a la población en general una de las dos soluciones que propongo a continuación:

a) hacer como los islandeses y tomar las riendas de esto de modo pacífico
b) salir a la calle y prepararla porque “Cuando el último cura sea ahorcado con las tripas del último político el mundo estará a salvo” como decía la vieja máxima anarqusista.

Me inclino por la primera, pero me temo que no tenemos güevos.

el-tripiLa otra noche fui al mercado
huvo (sic) suerte y comimos (ilegible)
entre risas subia raudo
desatandose nuestra imaginacion
no habia reyes, tampo(co) gobierno
no existe el cielo
tampoco el infierno
y ke paso
ke kaña
q cosa tan extraña
caguen la ostia y el copon
ESTETRIPII ES UN
CAÑOOON

 

 

Ustedes perdonen la paliza, pero igual dentro de un mes no puedo decir estas cosas sin vérmelas con un juez.