La calidad de la enseñanza

La penosa calidad de la enseñanza, incluso la cacareada enseñanza religiosa, va en declive. Hasta los propios docentes deberían volver a pasar por las aulas. Vean la muestra que fotografié el otro día en un colegio religioso de Salamanca. Es un cartel de 2×1 (metros) que había en el patio. Es evidente que el despiste, la falta de excelencia o las prisas hicieron obviar el segundo imperativo de la admonición. Y si así enseñan, ¡qué pedimos!

estudiad,sobre-todo-ser-buenos

Por cierto, ¿no era esa de «sed buenos» la frase de ET?