La realidad, la ficción y otros enredos

Mientras la realidad se impone, algunos y algunas no hacen más que ficción y ejercicios de neolengua. Y por supuesto intentar hacernos comulgar con sus ruedas de molino. Al otro lado del país, alguien se incinera.Si les sofocan estas realidades no lo intenten mitigar con refrescos de restaurantes-basura. Tienen más bacterias fecales que los inodoros, al menos en el Reino Unido.