Filosofía del que roba un ladrillo

Roberto Arlt (tan genial como desconocido en estas tierras) es autor del libro de impresiones «Aguafuertes porteños» y de la secuela «Aguafuertes españoles». En ellos retrata deliciosamente a los bonaerenses y luego a los hispanos. Y en uno de esos bocetos al carbón de las personalidades (latinas al fin y al cabo) hace la descripción del robo de ladrillos de una obra. Y es que en aquellos tiempos la gente se llevaba ladrillos, sacos de arena, trozos de tubo, retales de mampostería, azulejos rotos, rabillos de cable… No como ahora, en que incluso a pesar de la crisis, he visto un contenedor de obra lleno de arena y ladrillos (a plena noche, sin vigilancia, en calle poco transitada).

¡Y nadie se los llevaba!

Me surgen, claro, dos preguntas no excluyentes: ¿será menos cruda la crisis de lo que la pintan? ¿nos estaremos europeizando en este puto país?

P.S.: Llevaba cámara de fotos, pero ni me molesté en sacarla (la cámara) ya que nuestro hostmaster nos tiene (como ya se ha dicho) a dieta de imágenes gráficas.

Hay gente pa tó

Y no va el comentario como pudieran pensar los amables lectores por las colas que se han formado para adquirir la bazofia el libro que ha publicado una diva de la vulgaridad estos días. No señor. Me refiero a esta noticia bomba, apelativo que en este caso viene pintiparado, como podrán comprobar tras su lectura, que sin duda tendrá más contenido, más original y más ameno que la bazofia el libro de la vulgar diva.

Sin embargo, paradojas de la vida, el artículo y la diva se parecen bastante: ambos son bastante cortos y ambos demuestran que la estupidez humana puede llegar a límites insondables, lo que es demostrado a eldiario por los votantes de este puto país que permiten cosas que en el tercer mundo (léase Tailandia, por ejemplo) hacen salir a la gente a la calle.

¿Donde ha quedado la #spanishrevolution que tanto prometía? ¡Despierta, España, que es la hora!

La paja del ojo

No se trata de un nuevo medio de masturbación sino de una bíblica comparación, aquello de la paja en el ojo ajeno y la viga en el propio. Y eso, justo eso es lo que pasa con nuestra <TACHÁN> Audiencia Nacional» </TACHÁN> que persigue a los dirigentes chinos por delitos de lesa humanidad cometidos en los 80 sobre el Tibet. Esta es la paja.

Y nos parece bien, muy bien, que se persigan los progomos y se encarcele a los sinvergüenzas. A los ajenos y a los propios, se entiende. Por eso, tal día como hoy (aniversario de la muerte del dictador que su dios tenga en su infierno) nos atrevemos (de momento) a publicar entradas como esta en la que solicitamos que la <TACHÁN> Audiencia Nacional» </TACHÁN> use su poder para perseguir a los sinvergüenzas de acá (hijos putativos del dictador) que llenaron las cunetas y las eras de cadáveres de disidentes. Esta, señores, es la viga. Esa misma que nosotros no vemos y los argentinos (por ejemplo) si ven con casi 40 años de retraso.

Colofón: ¿Estarán riéndose los chinos lo mismo que nos reiríamos aquí si un tribunal de aquél país hubiese dictado orden contra los exdirigentes españoles?

Regalo: Sobre la traducción de la anécdota paja/ojo en la biblia, se puede ver esta secuencia de entradas. Son de interés la 17 y la 25, así como la 1, que provoca la discusión del foro. De nada.

Véase que no estamos muy descaminados

Acorde con nuestra entrada de hace dos días, me he encontrado con este artículo (está en portugués pero se entiende bien). No hace más que corroborar nuestras sospechas, que el podrido mundo donde vivimos no está dispuesto a que nada cambie.

Y estoy es tan seguro que si la leyenda crisitana es cierta, en la parusía* volverán a crucificar a dios como lo hicieron hace dos mil años. Esta vez intuyo que se presentará en forma de tía y además negra y lesbiana para que se escandalicen los bienpensantes. Al menos eso (o parte) decía una pintada que un amigo vio hace años en Villablino (León) y que no pude fotografiar para que ustedes la disfruten hoy. Pero igual les digo el mensaje: DIOS ES NEGRA había escrito en esa pared. El resto me lo invento yo porque tengo la mente perturbada por una educación católica, apostólica, romana, española, en colegios de monjas (si, monjas), curas y aderezada por incursiones en sectas cristianas y paganas por lo que el batiburrillo de esta masa con unos conocimientos técnico-científicos de tv en domingo por la tarde y revistas de consulta de dentista hacen que que no ande muy bien del coco.

He dicho.

* no se trata de una canción pop, sino de la segunda venida del dios de los cristianos.

Abierto plazo de oposiciones a Papa

He de reconocer que después de la caterva de sinvergüenzas que en el papado han sido (a la cabeza el polaco de marras) no tenía muchas esperanzas de que llegase nadie con dignidad a lo más alto de la curia. La vida te da sorpresas, acechor, y resulta que ha llegado la revolución (dentro de un orden, claro) a la cabeza «visible» (nótense las comillas). No es que vaya a ocurrir como en la novela «las sandalias del pescador» de Morris West en que un papa decide gastarse dinero y bienes de la iglesia-católica-apostólica-romana en dar de comer a los chinos. Tampoco hay que pasarse. Pero se debe reconocer a este argentino que reina con el nombre de Francisco I, el valor que le está echando a la vida. Que si los gays, que si las mujeres, que si el aborto, que si el banco vaticano… y ahora el fracking. Es por eso que debe haber algunos que anden afilando el cuchillo para cargarse a este hombre que va contra tan claramente contra los intereses del establishment. O igual lo despachan con polonio, como a Arafat, lo que en este caso además tendría interesantes connotaciones (por el polaco de marras ya citado).

Resumiendo, que más vale que este hombre vaya preparando la maletita, porque más de un enemigo poderoso se está creando. ¿no?

Nota: el fracking es la gran esperanza de los que desean prolongar la agonía de la civilización occidental que vendrá provocada por el fin de los combustibles fósiles y también la de algunos memos políticastros de este puto país (busquen en sanguguel) y de algún otro, curiosamente Polonia.

La llave bajo el felpudo (versión 2.0)

Resulta (y de este artículo he sacado la información) que la contraseña más habitual es 123456 al menos se daba en 1,9 millones de cuentas de las 38 que robaron a los usuarios de Apple en nosequé página. Y las 20 primeras de la lista no eran mucho más ingeniosas, la verdad.

Vamos que se demuestra que la estupidez, como propugnamos e informamos desde aquí, está bastante extendida.