¡Los bárbaros!

Vean que noticia esta. Menos mal que aquí estas cosas no pasan, estamos bien dirigidos por gentes cuya preocupación por estos mundanos asuntos es nula, que si no…

Acabemos con la impunidad de los pederastas

Curas pederastasLean este artículo en que el obispo de Tenerife se despacha a placer. La desfachatez con sotana, señores y señoras, justifica ahora la pederastia «porque provocan». La gentuza como este señor mejor estaría en la cárcel que al frente de instituciones donde, además, tienen «material» abundante para sus perversiones. Hay que acabar con ellos, restarles importancia, negarles la palabra, evitarlos y anatematizarlos (por usar su terminología). A este espero que lo metan entre rejas para que pruebe la belleza de la sodomía no consentida.

Y no es la primera vez que en estas páginas se habla de la pederastia de los señores de negro.

De la serie: «Excusatio non petita»

Cartel visto hace poco en una iglesia de alguna provincia de algún país. No se podrá ser más exacto en la descripción por no ganarse el infierno, la excomunión y, lo peor, un juicio por malpensado. Vean, vean, ustedes los cartelitos que elaboran las féminas que acuden a ayudar al cura párroco en sus tareas.

aliento de dios en nosotras

Cuando las barbas de tu vecino veas pelar…

curas-pederastasLa noticia de este enlace, ni demasiado novedosa ni demasiado extraña, normalmente no salpica a los señores curas de este país. Pero ojo, existir existen, como las meigas, aunque nadie los vea o, en este caso, los vea en las salas de los juzgados. Miedo al qué dirán, miedo a las represalias. Miedo en España ha habido mucho. Si entrar a juzgar y relatar experiencias personales vividas por el que escribe, me limitaré a ilustrar estos pensamientos con sendas fotos tomadas sobre el 2005, quizá 2006 en Salamanca, concretamente en el edificio que es ahora de Sanidad Castilla y León. Apareció un buen día la pintada de arriba, «curas pederastas» que a alguien le molestó no por lo de pederastas, sino porque fueran curas y, armado de aerosol de pintura de similar color, procedió a dejar en «pederastas». Vamos que no importa nada que haya pederastas, pero por favor, que no se haga público que son curas. En fin, tramas y urdimbres de la sociedad que nos rodea, culta, democrática y sana.