Bíblicas estupideces

La salvación nos vendrá de una caja de cerveza, como a estos brasileños. La consolación, como decía Boecio, nos vendrá de la Filosofía. Y el buen humor por las chorradas que dicen los dirigentes que rigen nuestros destinos, como el caso de la mamarrachada bíblica a la que ha llegado la presidenta del FMI, Lagarde. Dice que después de 7 años de vacas flacas (desde el 2007 que empezó el tsunami en los Bastardos Unidos) vienen otros 7 de vacas gordas.

Pues para eso no hace falta más que leer la biblia de los cristianos y sus alegorías. Lo que no entiendo es porqué los periodistos y periodistas le hacen caso. La única explicación que se me ocurre es que hoy no había chorrada más gorda para comentar, ya que Donma había vuelto del besaculos de Obama, Botella no tenía atentados en Burgos y la conspiración contra la princesa solo interesa al fiscal.

Ellos o nosotros

Tengo la extraña sensación de que nos están vacilando, que son imbéciles o que nosotros somos imbéciles. Puede que las tres cosas al mismo tiempo. Si no, que alguien me explique porqué la Señá Botella, a la sazón alcaldesa de Madrid, esposa del Ansar neoliberal de pura cepa, ha firmado contra la privatización del Hospital de la Princesa. La pobre no sabía que lo iban a cerrar, ¡cuitada!